sábado, 20 de enero de 2018

Los genios perdidos

Por Carolina Vásquez Araya:

Para ver brotar talentos como el de Yahaira Tubac es necesario cambiarlo todo.

La elección del presidente del organismo legislativo es un ejemplo ilustrativo de cómo en Guatemala no se premian el talento, la experiencia, la capacidad y la ética sino el poder del dinero. Claro como el agua. Al otro extremo está esa población obligada a buscar sus propias respuestas para salir del abandono y la miseria a la cual la condena un sistema depredador e injusto. Por allí, en la lejanía institucional de la Guatemala profunda –como gustaba decir alguien que ya olvidé- apareció esta niña prodigio, la pianista de 7 años Yahaira Tubac quien interpreta con una precisión asombrosa obras de Mozart y Beethoven. Yahaira fue gestada y criada con amor y educada con una sensibilidad excepcional a pesar de haber llegado a una familia de escasos recursos, alejada de los centros en donde se cuecen los privilegios. Es la prueba viva de cuán fácilmente perdemos la ruta del desarrollo cuando prevalecen, en las altas esferas, la negligencia y la ignorancia. Pero también retrata cómo un mínimo acceso a las artes universales puede transformar la vida y el destino de un ser humano, a cualquier edad.



Esas altas esferas, no por altas calificadas ni capaces, deciden el destino de la niñez de este país marcado por las carencias. Desde los despachos oficiales se recortan y reparten los dineros pertenecientes a la población. Se decide, por ejemplo, cuáles asignaturas formarán parte del pensum escolar y a cuáles condenarán a la pobreza. Estas políticas educativas, sin embargo, han sido la marca de identidad desde hace mucho y se reflejan no solo en la infraestructura miserable de las escuelas a nivel nacional, también en el desprecio por la cultura y el arte expresado de todas las maneras posibles por las clases política y económica.

Las razones sobran: las nuevas generaciones ya vienen con un código de barras en el ombligo destinadas, no a sobresalir en el mundo gracias a sus distintos talentos, sino a servir a las clases dominantes como mano de obra barata, muy barata, no vaya a ser que el país pierda competitividad. Y las niñas, niños y adolescentes pasan por un rasero castrador de genios, emparejador hacia abajo para evitar la terrible amenaza de los liderazgos comunitarios. Eso, considerado una especie de política pública pergeñada en alguna oficina ministerial, y no necesariamente con una visión de futuro, sino con una instrucción de más arriba para no perder la perspectiva de la línea trazada por los centros de poder económico.

¿Cuántas Yahairas podría tener Guatemala si desde mucho antes de nacer ya tuvieran un lugar protegido y enriquecedor en el cual crecer y desarrollarse? ¿Es que acaso somos tan escépticos que dudamos hasta de la posibilidad de ver surgir decenas de niños prodigio llenos de potencial? Triste cosa es una sociedad que no crea en sí misma hasta el punto de aceptar los tijeretazos oficiales a la educación de sus descendientes, quizá creyendo en las buenas intenciones de sus gobernantes. Más triste aún es resignarse a la respuesta obligatoria -“no hay presupuesto”- a sabiendas de su falsedad.

A la niñez se le ha negado todo y las consecuencias son devastadoras: reducción de la talla y el peso, desnutrición crónica, pérdida de capacidades intelectuales, muerte temprana y alta vulnerabilidad a enfermedades prevenibles. Por encima de ese castigo, la violencia física, sexual y psicológica a la cual los enfrenta un sistema inclemente con la población más pobre, condenándola a luchar desde cualquier trinchera para sobrevivir.
Como Yahaira, también la cantante kaqchiquel Sara Curruchich demuestra cuán posible es vencer las barreras para proyectarse al mundo como un ejemplo de talento y cultura, a pesar de los pesares.

Los obstáculos al surgimiento de talentos excepcionales tienen origen en políticas discriminatorias y racistas.

elquintopatio@gmail.com

miércoles, 17 de enero de 2018

Un nuevo año 2018 bajo la presión de EEUU

Por Diego Olivera Evia:

Luego de unas vacaciones necesarias, retomamos nuestros boletines de Barómetro Internacional, vuelven a la normalidad de los jueves y lunes para llevar a nuestros usuarios, compañeros y camaradas, un espacio para la información, el debate crítico y la búsqueda de la unidad latinoamericana, en las posturas humanistas, en la construcción de los movimientos populares, ante el imperio estadounidense, como las oligarquías de nuestro continente, que de manera sumisa y entreguista explotan a los obreros, trabajadores, campesinos, a los pueblos originarios, solo la unidad de los pueblos, puede abrir un camino para nuestro continente.



Los avances y políticas del gobierno del presidente bipolar Donald Trump, ha marcado una nueva era de violencia mundial, la realidad de crear y fortalecer el concepto de un mundo unipolar, que pretende controlar a las naciones a través de un estado gendarme, que ha concebido a las naciones como apéndices, de la construcción de los objetivos de una nación estadounidense.

Tratando de ampliar un modelo hegemónico, creando un modelo racista en su visión de la supremacía blanca, agrediendo a la ONU y las decisiones de la misma, amenazando a los estados europeos, como imponiendo sus decisiones a los estados tercermundistas y las derechas latinoamericanas enquistadas en el poder, de ajustes neoliberales, con reformas criminales de despidos a miles de trabajadores y empleados públicos, con propuestas de reformas laborales, que violan los acuerdos internacionales de la jornadas de 8 hora, ampliándolas a más de 10 horas y  aumentando las jubilaciones a los adultos mayores a más de 65 a la mujeres y 70 a los hombres, para no pagar jubilaciones y recortar estos beneficios. 

Estas son algunas nuevas realidades de nuestro mundo global, las guerras como parte del esquema de dominación, son parte de las propuestas militaristas del Pentágono, a través del Complejo Militar Industrial (CMI), que se ha convertido en el principal ingreso de EEUU, con la venta de armas, tecnología militar, la cuales son vendidas como mercancía, por Trump como si vendiera habitaciones en su hoteles, todo se refiere a negocios, pero en el fondo solo son maquinarias de muerte y exterminio, los errores del magnate ha creado una crisis a nivel global, tanto contra Rusia, China, la criticas a la OTAN, las agresiones a naciones y el racismo en el discurso del presidente EEUU, puede llevar a su propia nación a una nueva crisis económica, como lo señalar algunos senadores estadounidenses, una fractura como se dio en la URSS.

América Latina bajo la egida gringa
Nos pareció importante hacer una reseña de nuestro continente, tal vez de manera sencilla, ya que este trabajo es el primero del año, pero luego de andar por Panamá,  unos días, llegar a Paraguay, una pasada en bus por la argentina y llegar a  Uruguay, nos encontramos con un modelo capitalista y neoliberal, donde los avances de las trasnacionales y el crecimiento de Monsanto, empresa que usa agro tóxicos y semillas transgénicas, para crear árboles para las papeleras de Argentina y Uruguay, como las soya y verduras mortales para el ser humano, ríos contaminados y tierras destrozadas, que de color negro o rojas, ahora son amarillas sin vida por muchas décadas, ante la voracidad de las multinacionales.

También hemos percibido y confirmado que un nuevo Plan Cóndor, se ha posesionado en el Sur de América, hoy desarrollado por las Oligarquías de Argentina con Mauricio Macri, que a plomo y muerte, contra las marchas de trabajadores, de la lucha de las mujeres de los feminicidios, son disueltas con violencia, de la misma manera en el Brasil de Temer, con soldados y policías agreden a los manifestantes, Perú o Paraguay no escapan a la violencia, hoy no son dictaduras formales, son la implantación de golpes palaciegos, de Congresos con potestades de sacar a presidentes, poniendo nuevos personajes a cargo del neoliberalismo, como modelo de un falso desarrollo, que lleva a la mayorías a la miseria, el desempleo, la violencia social.

La próxima semana ampliaremos más realidades del sur y de un Mercosur, que vendió los principios de una propuesta alternativa, a un mecanismo al servicio de las elites y Oligarquías, arrastrándose a Trump, con lo manifestara en inmoral presidente del Perú, al calificar ante el magnate que estos presidente son perritos, que en realidad son arrastrados y anti patria. Estamos ante una nueva realidad y habrá que analizar y caminar mucho en la propuestas de mecanismos de lucha, de entender que el progresismo no pude crear una plataforma de desarrollo, que no se desarrollaron valores de conciencia y organización, creando en estas naciones la incertidumbre del fracaso de un modelo de desarrollo, que no logro una propuesta a largo plazo.


diegojolivera@gmail.com

Erdogan y su obsesión por el norte de Siria

Por Leandro Albani:

El objetivo del presidente turco Recep Tayyip Erdogan es cada día más claro: destruir, por el medio que sea, la experiencia revolucionaria que desde el 2012 se profundiza en el norte de Siria, donde los pueblos de la zona, traicionados por el movimiento kurdo y sus fuerzas de autodefensa, consolidan la liberación del territorio a través de autonomías democráticas, transformaciones sociales, la participación plena de las mujeres en todos los ámbitos y plantean un nuevo modelo que se abre paso en todo Medio Oriente.



Desde hace varios meses, el Ejército turco repite de manera sistemática los ataques militares contra la zona, principalmente apuntando sus armas contra el cantón de Efrîn, donde se aglutina el polo económico de la Federación Democrática del Norte de Siria (FDNS). Para Erdogan y sus aliados en Turquía, la caída de la experiencia de la FDNS es fundamental para detener el avance del pueblo kurdo en su liberación y contener a los más de 20 millones de kurdos que habitan en el sureste de Turquía.

Respaldado por grupos terroristas, el Ejército turco todavía no tiene la vía libre total para invadir el norte de Siria, mientras que Ankara continúa negociando esa posibilidad con Estados Unidos y Rusia, las principales potencias que se disputan la guerra en Siria y el futuro control regional de Medio Oriente.

Como muestra del accionar de Ankara en la frontera, este jueves se conoció que soldados turcos capturaron a Xalid Hemed y a Usame Reshid Hemid, quienes intentaban ingresar a Turquía. Los dos civiles fueron torturados y luego arrojados hacia el norte de Siria a través del muro fronterizo que Turquía construye, como otra forma de caotizar la región. Según la agencia de noticias ANF, Hemed, un refugiado de Ramadi (Irak) fue encontrado muerto y Reshid Hemid, oriundo de Serekaniye (Kurdistán siria) resultó gravemente herido.

Un día antes de este hecho, pobladores de la aldea de Burc Sileman, cercana a Alepo, denunciaron que las fuerzas turcas atacaron con fuego de mortero el lugar, causando daños materiales.

Al mismo tiempo que esto sucedía, la agencia de noticias ANHA informó que el ejército turco atacó “las escuelas de los pueblos fronterizos donde se enseña el idioma kurdo” para, de esa manera, “borrar la identidad y el idioma materno” en el Kurdistán sirio. Esta vez, las incursiones militares turcas apuntaron contra la aldea de Suesk, en la cual varios pobladores recibieron disparos de balas y muchos de sus familiares fueron asesinados. ANHA detalló que Turquía “atacó varias veces la escuela del pueblo de Suesk, al oeste de Girê Sipî” con diversos tipos de armas ligeras y pesadas.

El 9 de enero pasado, Erdogan volvió a confirmar su plan de desestabilizar el norte de Siria y, en lo posible, continuar invadiendo todo el territorio de ese país, sobre todo desde que sus tropas se encuentran en Idlib, con la aprobación de Rusia y Estados Unidos. La agencia Europa Press indicó que el mandatario aseguró que sostendrá las operaciones militares sobre Manbij y Efrîn, zonas liberadas por las Unidades de Protección del Pueblo (YPG/YPJ) y bajo la órbita de la FDNS.
Por estos días, el gobierno turco ordenó un nuevo despliegue del ejército en la frontera. En esta ocasión, blindados de transporte, camiones y maquinaria pesada fue trasladada al noroeste de Siria, a la provincia de Kilis, ubicada a poca distancia de Alepo. Toda esta movilización de tropa tiene como objetivo asediar todavía más a la población de Efrîn.

Desde la Federación Democrática del Norte de Siria denuncian de forma permanente que el ejército turco cuenta con el respaldo de grupos terroristas, como el Frente Al Nusra y el Ejército Libre Sirio (ELS). En el juego geoestratégico que representa Siria, en los últimos tiempos Moscú y Washington permitieron que el gobierno de Erdogan avance sobre el territorio, reagrupe a mercenarios desperdigados luego de la derrota del Estado Islámico, todo esto a cambio de cierto “control” sobre la decisiones de Ankara. Hasta el momento, la decisión conjunta de las principales potencias mundiales tuvo resultados casi nulos.

La nueva confirmación sobre la relación del Estado turco con los terroristas la dio el propio Ministerio de Defensa de Rusia, que publicó fotos de los 13 drones utilizados por grupos irregulares para atacar las bases rusas de Hmeimim y Tartus, en el noroeste y oeste de Siria. Según la cartera, los aviones no tripulados partieron de una zona de distensión en Idlib, controlada por grupos armados de la oposición siria apoyados por Ankara. “Se ha establecido que los drones se lanzaron desde la localidad de Muazzara, situada en el suroeste de la zona de distensión de Idlib y controlada por grupos armados de la ‘oposición moderada’”, detalló el medio oficial ruso Krasnaya Zvezda.

Aunque el presidente turco redobla su apuesta a destruir militarmente la experiencia de la Federación Democrática del Norte de Siria y trabe las posibilidades de que el pueblo kurdo participe en las reuniones internacionales para encontrar una salida pacífica a la crisis siria, desde ese territorio habitado históricamente por kurdos, turcomanos, armenios, asirios y árabes la decisión de un futuro más justo ya fue tomada. Y pese a los sofisticados armamentos con los que cuenta Turquía, los pueblos del norte de Siria continúan creando una sociedad nueva, a veces contradictoria, pero con raíces profundas de libertad, igualdad y fraternidad.


leandroalbani@gmail.com

El imperio pretende invadir a Venezuela con la invitación de la contra

Por Carlos E. Lippo:

“Toda traición es indigna y bárbara”
Voltaire

Desde que José Antonio Páez, héroe de la guerra de independencia librada contra el imperio español en los inicios del siglo XIX, solicitase en el año 1848 una intervención militar de los EEUU que le devolviese el poder político que se sabía incapaz de recuperar legítimamente por sus propios medios, no han sido pocos los connacionales miembros de algunas de nuestras oligarquías que han hecho igual solicitud al imperio norteamericano o a algunas de las potencias europeas, para la mayor vergüenza de nuestro gentilicio.


Es el caso que Páez, quien había traicionado alevosamente al Libertador en medio de su crisis terminal de salud en 1830, después de su rompimiento con el presidente José Tadeo Monagas quiso desatar la guerra civil, pero como no estaba en condiciones de hacerlo se prestó para ser el instrumento político-militar de los EEUU, en sus rivalidades con la Gran Bretaña por el dominio de Venezuela (1); en concreto, en carta dirigida a Benjamín Shields, encargado de negocios en Venezuela, suscrita por uno de sus lugartenientes, solicitó la ayuda norteamericana para invadir a su propio país y propiciar la intervención de los EEUU en los asuntos internos de Venezuela.

Pero no terminó con esto el lamentable y vergonzoso episodio entreguista del otrora prócer independentista, ya que posteriormente, por medio de su secretario y representante Hermenegildo García, solicitó ayuda para invadir a Venezuela al mismísimo reino de España, en carta dirigida al gobernador colonial de Puerto Rico Juan Pezuela y Ceballos. La respuesta del funcionario colonial arroja un terrible baldón sobre el patético peticionario, al señalarle que su deberes “lo obligan a no mezclarse en las disensiones que afligen a ese país desventurado desde que sus naturales se rebelaron contra el gobierno de los Reyes que por tanto tiempo los había hecho felices” (2).

Años más tarde, en 1861, en medio de aquella formidable y traicionada insurrección popular que inició Ezequiel Zamora, “General del Pueblo Soberano”, al calor de sus incendiarias consignas de: “Horror a la oligarquía”, “Tierra y hombres libres”; y “La tierra es de todos”, un grupo de oligarcas viejos y nuevos a la cabeza de los cuales se encontraba el diplomático Pedro Gual, suscriben una carta dirigida a la reina Victoria solicitando la intervención militar de Inglaterra en Venezuela; pero como si esto no fuera de por sí suficientemente grave, con la mayor impudicia le ofrecen entregarle todo el territorio de la Guayana venezolana situada al sur del río Orinoco, como una forma de estimularle su proverbial apetito colonial (3).

Probablemente más conocidos por ser de más reciente data, son los casos del banquero Manuel Antonio Matos, cabecilla de la mal llamada “Revolución Libertadora” (1901-1903) que pretendía defenestrar al presidente Cipriano Castro, con el financiamiento mayoritario de la New York & Bermúdez Co., subsidiaria de la General Asfalt de Filadefia y la comprobada anuencia y complicidad del gobierno estadounidense, como se demuestra por su ruptura de relaciones diplomáticas con el país, a propósito del caso (4); así como el de Juan Vicente Gómez, que al solicitar el apoyo del imperio para perpetrar su golpe de estado en contra de Cipriano Castro en diciembre de 1908, fue auxiliado por los buques de guerra estadounidenses USS North Carolina, USS Maine y USS Dolphin, que con apoyo británico y francés impidieron el ingreso a aguas jurisdiccionales venezolanas del vapor Guadalupe, a bordo del cual pretendía regresar el legítimo presidente Castro (5).

Otro caso que en verdad no puede menos que generar una gran pena ajena es el del todavía llamado por algunos de sus acólitos “padre de la democracia venezolana”, Rómulo Betancourt Bello, quien fue el primer presidente de la era de la supuesta democracia representativa vivida por nuestro país entre 1958 y 1998, previo al advenimiento de la revolución bolivariana. Dado que para las segundas elecciones de esa era, a celebrarse el 1° de diciembre de 1963 el partido de Betancourt (Acción Democrática) se encontraba en inminente riesgo real de perderlas por haberse dividido dos veces y por el llamado de la izquierda revolucionaria a la abstención, este apóstol de la “democracia made in USA”, sin pudicia alguna concertó con el imperio una invasión militar de sus propias fuerzas junto a las de los otros países bolivarianos (Bolivia, Colombia, Ecuador, Panamá y Perú), que tendría lugar en caso de producirse tal eventualidad. El dispositivo invasor al que se dio el nombre de “Operación América”, concebido como una extensión de las Maniobras Navales UNITAS IV, celebradas en el Caribe colombiano, a escasos 200 km. de la línea fronteriza con Venezuela, ha sido descrito de forma magistral por el Profesor Simón Sáez Mérida, autor del libro “La Cara oculta de Rómulo Betancourt: El proyecto invasor de Venezuela por tropas norteamericanas”, citado como referencia para algunos de los hechos anteriormente señalados.

El primero de los nacionales vendepatria en solicitar la intervención militar del imperio en la era de la revolución bolivariana fue el general Raúl Salazar, egresado de la Escuela de las Américas, antiguo agregado militar de la embajada venezolana en Washington y primer Ministro de Defensa del Comandante Chávez, quien lo hiciese en ocasión de la crisis generada por el deslave de la cadena montañosa del Guaraira Repano, que modificase de manera irreversible toda la topografía del estado Vargas, a causa de las extremadamente intensas lluvias caídas en la región el 15 de diciembre de 1999, día en el que se celebraba el referendo de aprobación de la nueva Constitución Nacional, haciéndolo de manera absolutamente inconsulta y prevalido de su elevada posición (6). Muy cerca estuvimos en esa oportunidad de ser invadidos por el imperio con la excusa de prestarnos una supuesta asistencia humanitaria, labor que fue satisfactoriamente ejecutada por la Armada venezolana y los diversos organismos nacionales de protección civil de la época.

No alargaremos innecesariamente estas notas haciendo mención a la caterva de miembros de la contrarrevolución que hasta han salido de nuestras fronteras para ir a solicitar personalmente una intervención armada del imperio en nuestro país durante los últimos años, ya que la canalla mediática nacional e internacional ha sido en extremo pródiga en la reseña de sus patéticos periplos y petitorios. Nos referiremos si a la solicitud hecha por el venezolano (¡?) Ricardo Hausmann, “reputado” profesor de ese conocido criadero de agentes de la CIA que es la Kennedy School de la Universidad de Harvard, en la que también es “destacado” profesor, según la Wikipedia,  ese personajillo felón que recientemente fuese presidente de Méjico de nombre Felipe Calderón (7).

En un artículo fechado el 3 de enero del presente año (8) el “destacado profesor”, basándose en una argumentación harto falaz y en extremo deficiente, hasta para un estudiante de pregrado en economía de cualquier universidad latinoamericana de mediana categoría, presenta su propuesta-petitorio en los siguientes términos: “… si se trata de soluciones, por qué no considerar la siguiente: la Asamblea Nacional podría destituir a Maduro y al narcotraficante de su vicepresidente, Tareck El Aissami, sancionado por la OFAC y a quien el gobierno estadounidense le ha embargado más de US$ 500 millones. Dado este vacío de poder, la Asamblea, nombraría de forma constitucional a un nuevo gobierno, el que a su vez podría solicitar asistencia militar a una coalición de países amigos, entre ellos, latinoamericanos, norteamericanos y europeos. Esta fuerza liberaría a Venezuela de la misma forma en que canadienses, australianos, británicos y estadounidenses liberaron a Europa en 1944-1945. Más cerca de casa, esto sería semejante a la liberación de Panamá de la opresión de Manuel Noriega por parte de Estados Unidos, la que marcó el inicio de su democracia y del crecimiento económico más rápido de América Latina”. ¡Resulta prácticamente imposible hacer gala de mayor servilismo para hacer tan impúdica petición; los propios Departamentos de Estado y de Defensa del imperio han debido sentirse incómodos ante tamaña apología de una de sus más cruentas intervenciones!

Y continúa este genio de la política y la ciencia económica, como si estuviese inventando la pólvora, señalando: “De acuerdo al derecho internacional, nada de esto requeriría la aprobación del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (que Rusia y China podrían vetar), puesto que la fuerza militar sería invitada por un gobierno legítimo en busca de apoyo para defender la constitución de su país”.

No resulta ocioso el decir que la propuesta en cuestión, en lo atinente a la defenestración simultánea de presidente y vicepresidente de la república, como tantas veces ha intentado hacer infructuosamente la Asamblea Nacional opositora, actualmente inhabilitada por desacato a una sentencia del Tribunal Supremo de Justicia, es absolutamente inconstitucional, tal como lo han reconocido públicamente, por primera vez y de manera expresa, conocidos líderes opositores tales como: Juan Manuel Raffalli, Maruja Tarre y Colette Capriles (9); siendo oportuno señalar que la última de las citadas es una reputada politóloga, docente de la Universidad Simón Bolívar, asesora de la Mesa de la Unidad Democrática y que ha sido integrante de la comisión de representantes de la sociedad civil encargados de asesorar a la oposición política en las reuniones con el gobierno nacional en República Dominicana, en diciembre de 2017.

No deja de sorprender la forma como algunos conocidos opositores han criticado duramente la propuesta-petitorio de Hausmann, a través de sus cuentas Twitter, en especial Colette Capriles (@cocap)

y el profesor José Luis Fernández Shaw (@La Divina Diva). La profesora Capriles lo hace con unas frases tan lapidarias que yo no tendría el más mínimo reparo en hacerlas mías: “Violar dignamente la Constitución, imponer dignamente un gobierno de los dignos y suplicar dignamente una intervención militar. Todo es posible en el reino de la dignidad”; y el profesor Fernández, con lo que a mi juicio debería ser parte de la sentencia de un juicio que se le siguiese por traición a la patria: “Las declaraciones de Hausmann son inaceptables. Si yo fuera diputada de la Asamblea Nacional solicitaría una investigación y se consideraría retirarle la nacionalidad”.

Ya casi para terminar considero necesario decir que la propuesta de Hausmann carece totalmente de originalidad pues según ella se trataría de repetir, casi al calco, lo hecho por aquel Consejo Nacional de Transición de Libia, que establecido en Bengasi en marzo de 2012, solicitó la invasión del imperio con la excusa de defender los derechos humanos de los libios, logrando controlar parte de la ciudad hasta que fue consumada la terrible intervención de las fuerzas armadas de la OTAN.
Si hemos hecho de su consideración y análisis el objetivo central de estas notas ha sido por las siguientes razones:

Siendo la Kennedy School de Harvard, a cuya nómina pertenece Hausmann desde hace muchos años, un conocido centro para el reclutamiento de agentes de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) de los EEUU, entre aquellos alumnos escogidos por sus profesores, es más que presumible que la planificación actual de esa agencia para la pretendida intervención militar sobre Venezuela pase por la generación de un escenario de esta naturaleza, descrito ya por nosotros en una media docena de artículos anteriores.

La inusitada reacción adversa que ha generado la propuesta en el seno de lo que podríamos llamar el liderazgo académico de la MUD, que por primera vez en estos casi 19 años de revolución se ha atrevido a manifestarse en contra de la intervención militar imperial, cualesquiera que sean las causas que la hayan motivado, y así se encuentre entre ellas su convicción de que las tales “bombas inteligentes gringas” no lo son tanto como para poder discriminar entre chavistas y  opositores, nos da pie para especular que existe un sector de la oposición que está decididamente en contra de la intervención militar extranjera, siendo tarea perentoria el tratar de identificarlo y caracterizarlo en detalle.

Ya para finalizar y con base en la consideración anterior, queremos reiterar una propuesta una propuesta formulada hace ya tiempo en un artículo titulado: “¡A mirarnos en el espejo de Siria!”  (10), consistente en intentar la incorporación de sectores de oposición a las tareas de defensa de la soberanía nacional, por más difícil que ello pueda resultar, ya que lo que está en juego es la integridad de la patria.

¡Hasta la Victoria Siempre!
¡Patria o muerte!
¡Venceremos!

(1) “La cara oculta de Rómulo Betancourt”, Simón Sáez Mérida, Fondo Editorial Al Margen, Caracas diciembre de 1997, página 52.
(2)    Ibidem (1), página 54.
(3)    Ibidem (1), páginas 55 y 56.
(4)    https://www.alainet.org/pt/node/187886
(5)    http://edgareblancocarrero.blogspot.com/2012/02/la-diplomacia-naval-estadounidense-en.html
(6)    http://www.humanidadenred.org.ve/?p=8617
(7)    https://es.wikipedia.org/wiki/Escuela_de_Gobierno_John_F._Kennedy#Profesores_destacados
(8)    https://www.project-syndicate.org/commentary/venezuela-catastrophe-military-intervention-by-ricardo-hausmann-2018-01/spanish
(9)    https://es.panampost.com/orlando-avendano/2018/01/04/oposicion-vzla-prefiere-miseria/
(10)  http://www.clarindecolombia.info/index.php?option=com_content&view=article&id=3604:a-mirarnos-en-el-espejo-de-siria&catid=8&Itemid=110

 celippor@gmail.com


La gran estafa de la democracia costarricense

Por Rafael Angel Ugalde:

Nadie está contra el sistema; sí contra la  vieja táctica del secuestro de la democracia, que ha hecho estragos en las finanzas de todos y engañado la conciencia de la ciudadanía honesta,  pero no se desanime.

Igual sucedió en América Latina cuando las familias más preponderantes nos vendieron la democracia representativa como la opción más acabada del bipartidismo y la convivencia social. Elegimos gobernantes, diputados, magistrados, ediles, etc., recomendados por comerciantes, banqueros, exportadores, etc., que sí conocen a su “gente”.


Con el “fallecimiento” del bipartidismo que se intenta revivir con reformas al reglamento legislativo- la táctica dio un giro de ciento ochenta grados: Ahora  todos financiamos a los representantes de estas familias, muchos  de ellos intocables cuando ingresan en las todo poderosas cúpulas de los partidos, que dan colores propios de  arco iris a las tendencias inscritas en  nuestro Tribunal Supremo de Elecciones (TSE).¡Algo tiene el agua bendita que muchos corren tras de ella¡

Tanto ayer como hoy, “la fiesta democrática” nos cuesta millones de colones y, si bien es cierto, ello beneficia financieramente cada cierto tiempo, sectores claramente identificados como mercaderes de bonos, medios de comunicación, transportistas, estilistas, maquilladores, etc., no hay normas legales ni constitucionales que eviten que las promesas electorales no terminen en engaños. 
Y las nuevas organizaciones políticas que surgen al calor de la legislación electoral terminan absorbidas por la tradición y tan sutil  “síndrome” de  Estocolmo.

La oferta que hacen al electorado – coinciden con el pluripartidismo de la democracia representativa-  y es más importante para ellas que distanciarse de lo tradicional, haciendo de la democracia una verdadera actividad participativa, transparente, de cara a quienes eligieron sus nombres, en salones comunales, parques, estadios y plazas, con informes y documentaciones de sus diligencias sobre  sus logros, los causantes de sus fracasos, etc.  Todo esto, desde luego, no lo hacen.

Pretender convencerlos  de  que un elegido tiene dos años a lo sumo para cumplir lo prometido, de lo contrario sus electores tiene toda la fuerza moral para pedirle  su retiro, equivale a una excomunión moderna. De seguro acudirán al TSE, que protegerá al tipo cuestionado, con la certeza de que muchos de quienes habían votado por él, cuatro, ocho o doce años después, ya olvidaron sus mentiras y su inmoralidad.

De allí que una democracia sin poder revocatorio en distintas instancias, antes de cumplirse el tiempo para el cual fue electo, con complicados mecanismos para ejercer el plebiscito, verdadero vía crucis para creación de   leyes por iniciativa popular, sin un cara a cara con el ciudadano, entre otros, es una democracia indefensa frente al abstencionismo, la mentira y, en general,  ante corruptores y corruptos, descarados y rufianes, que hacen de la política un modus vivendi para los suyos y no de servicios a los demás.

Las últimas  encuestas refieren que el 38% de los votantes nacionales están desencantados  con los partidos políticos, sean éstos emergentes, alternativos o de los llamados de izquierda o de derecha.

Acá, como en el resto del continente, con algunas excepciones, el elector que piensa su voto, tiene la sensación de que ha sido mentido, estafado, porque el ciudadano que trabaja, que vive de un salario, de una profesión, de una pequeña parcela o empresa, el ama de casa, no se siente empoderado; por el contrario, en economía le prometieron esto, e hicieron otra cosa, para el mantenimiento de un insulso clientelismo electorero.

Esta  masa por más de medio siglo pasó por  experiencias socialdemócratas, social cristianas, colorados y blancos, conservadores y liberales, según los distintos signos adoptados en los diversos  países por estas familias secuestradoras de  la democracia; con el peligro de que nuevamente sean  engañados con un populismo de doble discurso y solapadamente de derecha, facistoide,  como  está ocurriendo en Argentina, Brasil, Paraguay etc... Tras la elección de Trump.

 Este populismo y doble discurso moralista llevó a la presidencia de los peruanos a Pedro Pablo Kuczynski, ya cansada la población de la corrupción en todos los ámbitos. Hoy para sostenerse en el poder y resguardar sus $700 mil que  dicen recibió de la empresa brasileña Odebrecht,  Kuczynski negoció con la familia Fujimori un indulto, sin el menor sonrojo por la violación de los derechos humanos de ese expresidente.

 Enrique Peña Nieto prometió prosperidad a su pueblo, independencia, transparencia y respeto a las ideas ajenas; hoy sigue sin dar explicaciones creíbles de cómo su mujer apareció con un palacio llamado la ”Casa Blanca”, y por qué el grueso de la población mexicana sigue en la miseria y  por qué la militarización impuesta por Washington de la llamada “guerra contra el narcotráfico” hace de los periodistas independientes sus principales víctimas.

 En nuestro país para que los “cuates” de los principales partidos no salgan “pringados” con el llamado caso del “Cementazo”  y otras investigaciones por corrupción, taparon todo para después de las elecciones de febrero.
La democracia moderna es transparencia, es participación, es sinceridad, son cuentas claras cara a cara con quien eligieron, es certeza, es confianza recíproca; no cabe la doble moral, el discurso doble.

La democracia me evoca aquella película titulada: La gran estafa.

rafaelangelu@outlook.com


El Petro como estabilizador de la economía

Por Emilio Hernández:
Resumen

Propuesta para la estabilización de la economía venezolana en un plazo estimado de seis meses a un año, por la vía de la creación del criptoactivo llamado “petro” y su poder para desplazar al dólar paralelo, siempre que su mercado primario sea en bolívares.

Introducción

El petro tiene el poder para detener la perniciosa influencia del dólar paralelo, marcador de  precios que cuenta con la complicidad de grandes grupos de importadores y comerciantes. Por otro lado, la Revolución tiene que evolucionar hacia un sistema monetario que sea la base de la protección del salario, lo que exige que se controle la devaluación y la especulación. Un activo con respaldo del petróleo y de otras materias primas, dadas las enormes reservas minerales que tiene Venezuela, puede perfectamente jugar ese papel.


Condiciones económicas

Las condiciones económicas básicas para que el petro detenga a corto plazo la influencia del dólar paralelo marcador de precios son las siguientes:

1)            Oferta de petros para su compra en bolívares, sin escasez inducida. En otras palabras, el mercado primario del petro debe ser en bolívares y la oferta de petros en bolívares no debe estar limitada por una cantidad que se quede corta sino por la demanda, es decir, se emiten todos los petros que demande la economía venezolana. Como se demuestra más adelante, esto es factible.

2)            Paridad fija bolívar-petro. El valor del bolívar se debe atar al valor del petro, dejando que ambos fluctúen juntos frente a otras divisas según sea el valor del barril de petróleo en el mercado internacional. Dicha fluctuación será inevitable, pero no podrá ser controlada por un pequeño grupo a través de una página web. No se puede permitir una fluctuación libre entre petros y bolívares porque el bolívar corre el riesgo de hundirse frente al petro (Ley de Gresham). Al cambiar bolívares por petros, los bolívares deben salir del circulante.

3)            Creación de un Petro Exchange. Es una institución donde se realizarán las transacciones entre tenedores venezolanos de petros y compradores internacionales de petros, presumiblemente clientes de PDVSA en su mayoría, aunque podría haber otros tipos de inversionistas. Así, los clientes de PDVSA podrían usar el petro para pagar la factura petrolera, junto a otras divisas que acepte PDVSA.

Riesgos
Se identifican dos riesgos principales.

1) Compra internacional de petros por parte de agentes económicos indeseables.
El Petro Exchange permitirá poner condiciones de membresía, para evitar la participación de fondos buitre y otros inversionistas que busquen maniobrar en perjuicio de la economía venezolana. El Petro Exchange funcionará sobre la plataforma de blockchain, donde quedarán registradas todas las transacciones de forma transparente.

2) Fuga de capitales, si las divisas obtenidas de la venta de petros por parte de sus
tenedores venezolanos no se usan para importaciones. Con esta propuesta se elimina la percepción de que el bolívar se devaluará indefinidamente, que será sustituida por la percepción de que fluctuará frente a otras divisas según fluctúe el
Precio del petróleo. Esto eliminará presión para refugiar los capitales en otras divisas.
Se propone crear adicionalmente un mecanismo/legislación de control de capitales. A través del blockchain se podrá saber quiénes compran petros en bolívares y quienes los venden en el exterior y a quién. Es necesario evitar la fuga de grandes capitales o la fuga masiva de pequeños capitales, por ejemplo, exigiendo a los vendedores venezolanos de petros algún tipo de comprobante del uso de divisas para importaciones. El registro del blockchain permitirá una total transparencia y podrá ser usado como prueba en un tribunal.

Factibilidad económica

La emisión sin escasez inducida es perfectamente factible porque, a una paridad petro bolívar razonable, digamos Bs. 200.000,00 por petro, la relación entre el circulante y las reservas petroleras monetizadas es de alrededor de 1:2000 a favor de las reservas. La compra de petros nunca va a llegar a cubrir el circulante, quizás un 30% de éste. Una emisión inicial (ICO) de 150 millones de petros es suficiente. Venezuela produce mucho más de 150 millones de barriles cada año. Sucesivas emisiones serán para reponer los petros que se van convirtiendo en divisas en el mercado secundario. Dichas emisiones deben guardar relación con el ritmo de producción petrolera.

Suponiendo que un petro vale un barril de petróleo, a una paridad fija petro-bolívar de Bs. 200.000,00 por petro y estando el petróleo venezolano a $50 en el mercado internacional, la paridad indirecta del bolívar con respecto el dólar será de Bs. 4.000,00 por dólar. Esto hace que el sueldo mínimo quede en alrededor de $200. Esa misma paridad de Bs. 200.000,00 por petro, si el petróleo sube a $100, determina una paridad indirecta bolívar dólar de Bs 2.000,00 por dólar y un sueldo mínimo de unos $400. Es decir, a paridad fija el bolívar y el petro están atados y ambos fluctúan frente a otras divisas (inevitable) pero permitirán darle poder de compra al salario mínimo.
Conclusiones

El petro puede estabilizar la economía venezolana y hacer insustancial al dólar paralelo de guerra económica si su mercado primario es en bolívares. La venta directa de petros en divisa extranjera no tiene que ser mala per se pero es una simple venta a futuro de petróleo y otras materias primas, que sólo sería útil para ayudar al Estado a pagar deudas, pero no incide contundentemente en el bienestar de los venezolanos. En cambio, su venta en bolívares a una paridad fija permite construir un gran bastión en defensa del salario de todos los venezolanos.

Anexo A: Condiciones técnicas

El petro, aunque podría terminar siendo una moneda, podría empezar siendo un
criptoactivo diferente, una especie de "criptopagaré" denominado en petróleo. En fases posteriores, el petro podría evolucionar a divisa fuerte, en la medida en que sea aceptado como medio de intercambio y en la medida en que otras materias primas se sumen a su respaldo.

El petro, al ser un criptoactivo con respaldo, es muy diferente de las criptomonedas más populares, como el bitcoin, el ethereum o el litecoin, cuyos valores son fiduciarios. El valor mínimo del petro será el valor de canje por los bienes de respaldo.

En su faceta de criptoactivo, el petro no debe ser minado por entes privados sino pre minado y emitido de acuerdo con la política monetaria que el Estado decida. Debe ir sobre una estructura de datos criptográfica (un blockchain) para generar confianza, pero permitir la minería digital de una moneda con respaldo de materias primas podría significar regalar dichas materias primas.

La conversión en un mercado secundario (Petro Exchange) del petro a otras divisas, así como el cambio de dueño de cada petro, debe hacerse de modo registrado, transparente y público. Se debe implementar sin las características de anonimidad que caracterizan a las cripto monedas más populares.

Anexo B: Proceso de revaluación

Gracias al eventual respaldo del bolívar con el petro, puede revertirse el proceso de
Devaluación y, más bien al contrario, iniciarse un proceso de revaluación. Un proceso de revaluación recoge parcialmente el agua derramada.

Un proceso de revaluación es estímulo a que los comerciantes saquen sus productos a la venta en vez de esconderlos, porque mientras más esperan, más barato tienen que vender.

Es estímulo a que los ciudadanos no quieran gastar su dinero tan pronto lo obtienen, salvo en lo imprescindible, porque si esperan, comprarán más barato. Habrá más compradores de bolívares, con divisas, ante la expectativa de ganar. Eso ayuda en el proceso de revaluación.

Va frenando la salida de productos al exterior. Con un bolívar fuerte, vislumbrado sabiamente por el Comandante Hugo Chávez, más bien retornará el flujo de productos hacia Venezuela.

No podemos desviarnos del objetivo de ser cada vez más productivos, pero no debemos cifrar esperanzas en la estrategia monetaria devaluacionista como estimulador de exportaciones, especialmente en el contexto de una guerra económica. Casi lo único que no podrán bloquear desde el exterior serán las ventas de petróleo.


emiliofhg@gmail.com

sábado, 2 de diciembre de 2017

Una enfermiza ansiedad por controlar el poder

Por Sergio Rodríguez Gelfenstein:

La crisis del sistema no solo se manifiesta en términos económicos y financieros que es la cara más visible del problema. La esencia de la sociedad capitalista es la distribución inequitativa de la riqueza y, en esta etapa imperialista, la acumulación concentrada de la misma. Eso se ha ido expresando en años recientes, en los que a pesar de la crisis, las ganancias de una minoría ha aumentado de forma exponencial: en 2014, 85 personas ostentaban la mitad de la riqueza mundial, eso se redujo a 62 en 2016 y a solo 8 este año. Por el contrario, la pobreza y el hambre crecieron en el planeta por primera vez en 15 años. Las cifras son suficientemente elocuentes para expresar el fracaso de este sistema como modelo de prosperidad y buen vivir de sus habitantes sin embargo, se hacen esfuerzos descomunales para seguir sosteniendo una razón que cae hecha pedazos ante las evidencias.



Cuando se revisan las noticias del planeta en los últimos días se asiste a un axiomático desquiciamiento existencial en los comportamientos de estadistas y políticos que sólo son reflejo de la desesperación por mantener el poder a toda costa en condiciones de crisis palpable. Tal vez, al hacer una retrospección histórica podremos encontrar que no existen alteraciones -respecto de actuaciones anteriores-, referidas al deformado uso de la democracia como instrumento de paz y convivencia social, el problema es que los expedientes de esta democracia tal como la conocemos se están terminando y los poderosos están recurriendo de manera obligada a la prepotencia y la soberbia, a la represión y la fuerza, al asesinato y la guerra como instrumentos para sostenerse en el poder, maximizar ganancias y avasallar a los pueblos.

En África, el presidente de Francia Emmanuel Macron, durante una visita a Burkina Faso, cual jerarca imperial, se permitió humillar al presidente del país que lo acogía durante un discurso en la universidad de la capital, fue de tal dimensión el exabrupto colonial que el mandatario burkinabés Roch Marc Christian Kaboré se vio obligado a abandonar abruptamente la sala, respondiendo de manera digna al insuflado bufón galo, cuya popularidad decrece aceleradamente en su país. Paralelamente, la ONU descubrió con “horror” que cientos de años de colonialismo en el continente africano y la “intervención humanitaria” de la OTAN en África recientemente, han generado un fenómeno que el líder libio Muamar Gadafi vaticinó con precisión, muchos años antes. Como si hubiera descubierto el agua tibia, el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados afirmó que “Demasiado a menudo, las medidas en relación con las rutas del Mediterráneo se han centrado en cómo controlar, disuadir y excluir. Esto puede tener un efecto deshumanizador y, aún más importante, por sí solo no ayuda a los refugiados y migrantes” y agregó, “Los graves abusos perpetrados contra migrantes y refugiados en las rutas del Mediterráneo central ya no pueden ser ignorados”.  Todo ello, después que se descubrió que en pleno siglo XXI, los inmigrantes son subastados como esclavos en Libia. Rasgando vestiduras los mandatarios europeos reunidos en Cumbre junto a sus pares africanos, buscan explicación a tan salvaje práctica, sin reconocer que sus países han sido los responsables directos de esta situación que escapa al entendimiento más elemental, y que solo tiene esclarecimiento en la perenne y ancestral barbarie europea, continente del que han emergido las actuaciones más tenebrosas, brutales y crueles de la historia de la humanidad, para después venderse a sí misma como región civilizada del planeta. Nunca podrán darse cuenta que las intervenciones militares que generan y las guerras que procrean les terminarán estallando en su propio territorio en forma de incesantes migraciones masivas y, peor aún, en repulsivo terrorismo que como siempre, afectará la vida de inocentes ciudadanos inermes, víctimas en primer lugar de sus propios gobernantes.

Por su parte, Arabia Saudita ha inaugurado una nueva forma de simultánea lucha política y recaudación de impuestos, el novedoso método consiste en capturar a los rivales políticos, llevarlos a un centro de detención y obligarlos bajo tortura que paguen sumas multimillonarias de dinero por su libertad. De esa forma, el joven sátrapa saudita Mohammed bin Salman, pretende seguir financiando el genocidio contra el pueblo de Yemen y el apoyo al terrorismo en el mundo, bajo la atenta mirada y la bendición de Estados Unidos y Europa.

En Estados Unidos, el presidente Donald Trump y la ultraderecha nazi y fundamentalista que con cada vez mayor cercanía lo arropa, han desatado como nunca antes un espiral guerrerista que comienza a asustar a la propia ciudadanía estadounidense que está empezando a resentir la aplicación interna de su propia medicina. La exacerbación de sentimientos nacionalistas, xenófobos, racistas, misóginos y homofóbicos que se manifiestan en el plano interno, pero también en el internacional preocupa a millones de ciudadanos decentes de estados Unidos y el mundo. En el colmo de la desfachatez, después de haber tomado medidas restrictivas para el trabajo de los medios de comunicación rusos, y tras acciones de iguales características y dimensiones adoptadas por Rusia, la vocera del Departamento de Estado de Estados Unidos Heather Nauert afirmó que "La nueva legislación que permite al Ministerio de Justicia calificar como 'agentes extranjeros' y supervisar o bloquear ciertas actividades en internet supone otra amenaza a la prensa libre en Rusia". Para los que no lo entienden, las medidas tomadas por Estados Unidos son de defensa de su país, pero si las mismas son establecidas por otra nación, manifiestan una expresión de violación a la libertad de expresión. Que alguien me explique este doble rasero que solo mentes idiotas son capaces de exteriorizar.

No andan las cosas mejor en nuestra región, las sacrosantas elecciones que se vendían como el templo de la democracia, hoy son abiertamente una expresión prostibularia de la política. En Chile, los militares en retiro, sostenedores de la dictadura militar y de la Constitución aprobada fraudulentamente en dictadura que rige ese país, se reunieron con el ex candidato de la ultra derecha fascista José Antonio Kast para expresar a través de él, su decisión de apoyar a Sebastián Piñera en las elecciones del 17 de diciembre “para salvar al país de un nuevo gobierno marxista”. Kast aprovechó de agradecer el apoyo del “mundo militar, evangélico y conservador” que le dio 8% de votos en primera vuelta. Es de suponer que si se están preparando para salvaguardar al país del “marxismo duro” como le llaman, en caso que gane Guillier (quien por cierto, no le llega ni a la suela de los zapatos al presidente Salvador Allende) estarían dispuestos a otro 11 de septiembre, lo cual paradójicamente será apoyado por aproximadamente la mitad de los chilenos que votan, lo cual no supera el 22% de los ciudadanos en edad de hacerlo.

En otra latitud de América Latina, específicamente en Honduras, parece estarse consumando un fraude. Cualquier analista que se especialice en temas electorales sabe que con un 60% de votos escrutados y un 5% de diferencia, es imposible una remontada. En Honduras, sí está ocurriendo con la mirada cómplice del gobierno de Estados Unidos que vocifera histéricamente ante cualquier resultado electoral en Venezuela, pero ampara este repugnante saqueo de la voluntad popular. Al igual que en 2009, la oligarquía de ese país amparada en el poder de los militares más trogloditas del continente, pretende una vez más violentar la democracia, cosa que se puede hacer cuando eres amigo de Estados Unidos. La base militar de Washington en Palmerola se encuentra en alerta de combate, lista para apoyar al corrupto devenido presidente Juan Orlando Hernández, en su afán de continuar otros 4 años expoliando las arcas nacionales y asesinando luchadores sociales. Sólo la paralización del país y la movilización del pueblo, lamentablemente con un seguro costo de sangre podrá impedir que se consume el golpe de Estado, Made in United States.

Lejos de avanzar, el mundo pareciera caminar hacia atrás, las fuerzas retrógradas de la historia intentan imponer a sangre y fuego una lógica de muerte y destrucción, de hambre y miseria, pero “no hay mal que dure cien años, ni cuerpo que lo resista” como dice el proverbio popular. En momentos como éste, siempre recuerdo al Presidente Allende cuando en el trance de inmolarse para no defraudar la lealtad del pueblo, nos legara su optimismo para siempre: “mucho más temprano que tarde se abrirán las grandes alamedas, por donde pase el hombre libre a construir una sociedad mejor”, aunque los milicos fachos, los Kast y los Piñera de Chile y el mundo pretendan impedirlo.
sergioro07@hotmail.com